No cambiar los baleros cuando existe demasiada fricción puede hacer que tus llantas se desgasten más rápido y de manera innecesaria, incluso pueden bloquear la llanta y provocar un accidente.

Los baleros automotrices son unos anillos que deben estar bien engrasados para que funcionen correctamente, así que debes darles mantenimiento. Es recomendable hacerlo cada 150 mil kilómetros o antes si lo crees necesario.

¿Cómo identificar un balero dañado?

Debido a que los baleros permiten que tus llantas rueden sobre un eje con poca o nula fricción, es posible identificar cuando no funcionan adecuadamente a través del sonido que emiten, no importa el tipo de balero.

Al aumentar tu velocidad, el balero comenzará a generar un sonido que tu si está dañado. Este vendrá de las llantas y aumentará conforme vayas más rápido.

Cuando escuches ese ruido, es buena idea comprobar cuál balero es el que necesita servicio. Para eso, eleva con un gato hidráulico tu auto y haz girar cada rueda con suficiente velocidad, una vez hecho esto reemplaza el balero dañado o acude con un profesional.

Recuerda que para evitar accidentes es necesario contar con piezas de calidad y marcas reconocidas. En Central de Baleros de Mérida S.A. de C.V. manejamos un amplio catálogo con piezas y accesorios para auto hechas bajo estándares estrictos para garantizar su confiabilidad.

Acude con nosotros por tus piezas y refacciones automotrices. Uno de nuestros asesores puede ayudarte a encontrar la pieza que necesitas.